Monday, September 23, 2013

El Hombre de Acero (2013)


“Man of Steel” viene siendo hasta este momento el mayor esfuerzo hecho por la Warner Bros en las pantallas en lo que respecta a este año. El film se revela desde su inicio como la superproducción por la cual se ha botado la casa por la ventana, como se dice en mi pueblo, y es que en algún momento de su metraje incluso esto puede apreciarse literalmente. Al director Zack Znyder, ingenioso artífice de adaptaciones comiqueras como “300” o “Watchmen”, se le ha dado licencia para hacer y deshacer mundos, volver a dar vida a personajes icónos y rescribir su historia dando una serie de matices adecuados a nuestros días, donde la fantasía cinematográfica se hace más densa gracias al desarrollo de las artes visuales y el mayor acceso a la información. A pesar de ello, la historia esencialmente es la misma en cuanto a los orígenes del mito y a su enfrentamiento con un viejo némesis a su altura, o mejor dicho a su alcance.

Si algo debemos dejar en claro es que aceptamos que no hay personaje que defina mejor al superhéroe del noveno arte como lo hace Superman. Setenta y cinco años de aventuras y emociones, así como la influencia que significó para todo lo hecho posteriormente dan cuenta de su vital importancia para la cultura popular. (Algo que el mismo Stan Lee ha dejado bien claro). De ahí que la noticia de un film basado en esta creación siempre va a despertar nuestras expectativas. Así nos ocurrió con esta última producción.

En este caso, yendo al grano, “Man of Steel” finalmente nos resultó un trabajo cuyo resultado es de raspado aprobatorio para su director Zack Snyder como obra destinada al entretenimiento, sin alcanzar su obvia ambición, es decir no estamos ante la mejor película del tema superheroico que se haya realizado; para eso “The Avengers”, “X-2”, e incluso una obra suya como es “Watchmen”, por citar ejemplos recientes, siguen siendo metas muy altas. Es mas, en este mismo año, “Iron man 3” resulta más coherente y divertida, sin solemnidad que amenace adormecer al espectador, como ocurre en este caso. Por supuesto que la historia tiene un trasfondo dramático, siendo este la búsqueda personal que emprende el héroe para establecer su rol mesiánico en nuestro planeta, su mundo adoptivo.

El enfrentamiento y la acción desplegada no dejan de ser espectaculares y visualmente atractivas en distintos momentos, aunque en otros existe una sobrecarga de efectos pirotécnicos y sonoros que pueden abrumar al espectador (como me ocurrió en algún momento). De otro lado, en el campo argumental, no juega a favor del film el hecho de que la trama no deja de ser previsible en vista de sus ineludibles referencias previas. Es decir, las sorpresas en esta historia no existen, en lo absoluto, pese al extenso metraje que se desarrolla en forma innecesaria. El film apuesta íntegramente a la presentación del héroe y a su despliegue visual, el cual llega a ser desbordante. En ello, hasta “Sucker Punch”, otra de las obras del director que en su día fue mal vista por muchos críticos, resulta más fascinante.

Lo destacable esta sin duda en la actuación de su principal protagonista. Henry Cavill demuestra convicción en su rol de el Hombre de Acero, un ser de nobles sentimientos y al mismo tiempo pleno de poder, una nueva propuesta mas acorde a las actuales versiones que se han hecho del héroe en los cómics (justo estoy leyendo el Superman de Brian Azarello),  que se distingue del Clark Kent/Superman que interpretara el inolvidable actor Christopher Reeves, y que confiamos con el tiempo gane más reconocimiento. Habrá que esperar la anunciada secuela. El resto del elenco cumple sus distintas labores, aunque a niveles más discretos. Sé que Michael Shannon es un actor muy respetado y aquí demuestra salir adelante con el encargo, pero no se puede olvidar al frío y malvado General Zod que interpretó Terence Stamp en su versión ochentera.

Pienso que Zack Snyder en solitario, sin las pretensiones estéticas del productor Christopher Nolan, que se hacen palpables en todo el desarrollo del largometraje, quizás hubiese realizado un trabajo menos solemne y más coherente con su desarrollo narrativo. Fue en el año 1978 cuando Richard Donner dio una clase magistral al respecto, algo que a la fecha aun no ha sido superado.



4 comments:

León said...

Bastante de acuerdo. Ha sido la decepción del año para mí. No soy muy de Superman, pero hasta ahora Zack Snyder solo había hecho maravillas, y aquí probablemente por influencia de Nolan hace su película más aburrida y menos emocionantes.
Te dejo el enlace por si apetece leer lo que escribimos sobre ellas en su día:
http://lagatacongafas.blogspot.com.es/2013/06/pena-penita-pena.html
Interesante blog, lo añado a mi blogroll
Saludos

Belknap said...

Mr. Darkerr, que bueno que ha regresado, se extrañaban sus reseñas; quizas algun dia lo superen a Donner, pero aun no han podido. Saludos.

Jorge - cinenovedades said...

Darkerr! Que bueno que hayas regresado al blog. Ya se te estaba extrañando! Por cierto, yo también he vuelto a actualizar Cinenovedades hacer alrededor de un mes. Puedes pasarte cuando quieras.

Con respecto a la cinta, aun no la he visto, pero por lo que comentas es apenas discreta. Aunque sea aparentemente es entretenida. Ni hablar de Richard Donner, Genio Total!

Saludos, Jorge!

Darkerr said...

Agradezco los comentarios, no pensé que los tendría luego del paro hecho. Sin duda son muy amables. Los visitaré en breve, cosa de horas, que volvemos con muchas ganas de comentar.

Leon, muchas gracias por leer el post, sin duda estoy de acuerdo contigo. De hecho, soy de los pocos que encontraron interés en "Sucker Punch", ya haré un post al respecto. He visto rápidamente su blog, muy interesante y estoy seguro que hallaré buenas lecturas. Le dedicaré mejor tiempo en breve, y el enlace de todas maneras. Gracias.

Mr. Belknap, siempre muy amable, como bien dice Richard Donner sigue siendo insuperable

Jorge, qué buena noticia, yo estuve desligado de internet, pero me apunto a su blog de todas maneras.

Saludos y mil gracias¡¡¡