Monday, November 19, 2007

El regreso de los muertos vivientes (1985)

Un extraño barril que pertenecen al gobierno de los EE.UU. se halla oculto en el sótano de una bodega de quimicos, ubicada en un pequeño poblado. Hasta ahí llegan un par de trabajadores nocturnos de aquel lugar, con el fin de descubrir su contenido. Tras un forcejeo, un siniestro gas se libera de su interior y ello produce que, sorprendemente, todos los cadáveres del depósito cobren vida, y ataquen a ambos hombres. Ante la imposibilidad de detenerlos por mucho tiempo, ellos incineran los restos reanimados en el horno crematorio de una funeraria cercana, para no dejar evidencia de lo ocurrido. Sin embargo, a través de la gran chimenea del edificio, el vapor de la incineración se eleva a la atmosfera, y se confunde en medio del cielo nocturno. Inmediatamente, una intensa lluvia se desata y alcanza al cementerio ubicado a poca distancia, justo cuando un grupo de punkies celebra una parodia de misa negra. La lluvia cae sobre el terreno y la reacción que ocurre en los cuerpos enterrados es asombrosa: los muertos resucitan y se liberan de sus tumbas. Salen del camposanto y, formando un gran contingente de muertos vivientes, se dirigen hacia el pequeño poblado, buscando saciar su terrible apetito por los cerebros humanos, los cuales devoran directamente de aquellos que sufren el infortunio de cruzarse en su camino. Un pequeño grupo de personas se ve atrapada en medio de la llegada de los muertos vivientes al pueblo, y buscarán refugio mientras esperan el auxilio de la milicia. Pero los zombies llegan dispuestos a devorarlos.

John Russo, quien fue co-guionista junto con George A.Romero del clásico "La noche de los muertos vivientes", produjo ésta delirante pelicula, denominada "El regreso del los muertos vivientes". Escribió la historia que serviría de base para la realización de la pelicula, pero antes, mantuvo un pleito legal con Romero por el uso de la frase "Muerto viviente", del cual salió favorecido. Russo emprende la producción de la cinta, contando inicialmente con Tobe Hooper en el puesto de director, pero éste se retira al verse envuelto en otro proyecto. Fue entonces que Russo encarga la dirección a quien en ese momento desarrollaba el guión cinematográfico, el reconocido escritor Dan O'Bannon, autor de la célebre "Alien, el octavo pasajero", y de guiones como los de "Muertos y enterrados" (dirigido por Gary Sherman), "Trueno Azul (John Badham), "Fuerza siniestra" (Tobe Hooper) y otros . O'Bannon en sus años de estudiante de cine en la Universidad de California fue compañero de carpeta nada menos que del gran director John Carpenter. Ambos trabajaron en la realización de cortometrajes como "Gorgo vs. Godzilla" en 1967, hasta que en el año 1972 realizaron el film "Dark star", su primera experiencia en el largometraje. De ello, es fácil deducir que la influencia ejercida por el cine de Carpenter en el guionista y luego realizador O'Bannon es muy importante. Asi, tomando en cuenta el modelo que significan las peliculas con zombies hechas por Romero, se puede encontrar en éste largometraje algunos elementos vistos en "Asalto al precinto 13", con esa ambientación opresiva y de asedio que rodea a los personajes, y el gamberrismo que existe en la inquietante amenaza que aquí toma la forma de una legión de zombies. Ellos recuerdan tanto a los muertos vivientes romerianos, como a los delincuentes criminales de "Asalto..." o de "Escape de N.Y.", pues sus ataques son realizados cual pandillas callejeras, con apuradas correrías tras sus victimas, e inclusive, organizando trampas en la carretera alrededor de los vehiculos, para saciar su hambre con quienes allí se encuentren. El panorama nocturno tambien es un buen elemento a tener en cuenta en este relato de gran poder visual.

Asimismo, el director no duda en agregar una dosis muy adecuada de humor negro, y una musicalización acorde con el espiritu predominante a mediados de la década de los ochentas.Los protagonistas acosados por los muertos vivientes reducen el tono grave y dramático que suele impregnar éstas historias, y lo matizan con torpeza y propensión al absurdo. La irreverencia al género de zombies se descubre en los primeros diálogos, mencionando que la pelicula "La noche de los muertos vivientes" es una historia basada en hechos reales. Asimismo, en la reunión de la banda punk en el cementerio, varios de éstos "descerebrados" terminan irónicamente siendo devorados por los zombies, que buscan cerebros para alimentarse. Tambien es de notar la deliberada inconsistencia en la torpeza propia del zombie, cuyo cuerpo sometido al rigor mortis no le impide que en ciertos momentos corran ligeramente tras sus presas humanas. La bromas saltan en la pantalla. Linnea Quinley, una bella y joven actriz, muy requerida en cintas de horror de serie B en aquellos años, protagoniza dos momentos que resultan ser los más sexys de la pelicula, en medio de la tensión que surge con el despertar de los muertos vivientes. Ademas, los zombies añaden humor con su constante pedido de cerebros o de victimas, como ocurre a través del mensaje que envian llamando a más enfermeros, en forma engañosa a través de la radio de una ambulancia, pues los que llegaron ya habían sido devorados.



La dirección de Dan O'Bannon es suficientemente eficaz a la hora de presentar al grupo de personajes, y de describir las situaciones de horror que atraviesan, pues, a pesar del desenfado de ciertas situaciones el terror no deja de estar presente en varios momentos, y en forma muy
lograda. Ahí está el muerto viviente fangoso y repugnante que surge del interior del barril, con su contoneante movimiento mientras pide cerebros con una voz tétrica, y una intensa y al mismo tiempo, monstruosa mirada. Es sin duda uno de los momentos más terrorificos y emblemáticos del cine de horror de los 80´s. Del mismo modo, el furioso asedio de los zombies al refugio de los sobrevivientes resulta escalofriante y muy impactante, lo cual deja muy claro que ésta pelicula no es una simple parodia del género, ni mucho menos, a pesar de la incursión de un tono juvenil en su propuesta visual. Es una buena pelicula con zombies, que llega a ser muy terrorifica en los momentos adecuados, y que vuelve a dejar en claro la fascinación que existe en nosotros por la violencia y el horror, como la catársis que resulta apreciar el sufrimiento de un grupo de desafortunados sujetos, de los cuales nos reímos y al mismo tiempo, nos horrorizamos de su desgracia. Hay que resaltar ademas el final de la historia, terrible y desencantado, que continúa la tradición de los mejores relatos sobre muertos vivientes que se han realizado. La humanidad dificilmente podría superar éste apocalipsis, por el horror desatado y por su propia naturaleza destructiva.

7 comments:

Planocenital said...

Una de mis películas preferidas de la infancia.
Como bien decís, el clima de opresión siempre estaba combinado con una fuerte descarga de humor negro que funcionaba todo el tiempo (algo que es muy difícil en este género y que otros films no logran en absoluto).
Saludos.

Sir Laguna said...

De lo mejorcito de los 80's y una de mis favoritas.

Ademas la escena de Quigley bailando desnuda sobre la tumba es mitica... y que no sobreviva nadie... y la banda sonora... y el "envien mas paramedico" y... y... y... y EL TAR-MAN!!!

en fin...

darkerr said...

Ésta pelicula es un clásico en cada momento. Y esa linea entre el terror y el humor ha sido muy manoseada y con malos resultados, pero aqui resulta magistral.

MARIOBAVA said...

Original tengo yo esta pequeña perlita....Gracias por recordarmela...

BUDOKAN said...

Este film que tan bien evocas es un clásico del terror de los últimos tiempos, y uno de los que más me gustan dentro de este sub género de muertos vivos. Saludos!

Dr. Hichcock said...

Recuerdo que la primera vez que la vi no me gustó nada: como tenía a los zombis de Romero en un pedestal, tomé esta película como un insulto hacia su persona.
Después ya le pillé el truco.
Y además está el baila de Linnea Quigley.
Muy buen artículo.

darkerr said...

Gracias amigos!!!!