Wednesday, January 08, 2014

La Espada Invencible (1980)


  Titulo original: Hawk, the Slayer (UK)

El malvado Voltan, junto a su grupo de soldados y asesinos, se apodera de un pequeño poblado, y de su único convento. Sin embargo, a este lugar llega Hawk,  el amo de la espada  invencible, quien logra conformar un equipo de combatientes muy variopinto: un gigante fortachón, un gnomo de muchos recursos en el combate, y un elfo, maestro en el manejo del arco y la flecha. Todos ellos deberán enfrentar la maldad que se adueña del lugar, y asimismo, cobrar una deuda del pasado.

Las películas de aventuras fantásticas resultan bien hechas cuando su director logra aprovechar ciertos elementos puntuales: una buena historia, un buen ritmo narrativo, unas interpretaciones adecuadamente convincentes, y un sentido de la maravilla suficientemente cautivador. Con esto se logra desde simpáticas realizaciones hasta fascinantes espectáculos,  siendo todos ellos entretenimiento garantizado.


Bajo la etiqueta de la “serie B”, el director Terry Marcel firma una obra extrañamente interesante, aun cuando sus limitados recursos sean muy apreciables en todo momento de su reducido metraje. “Hawk, the slayer”, o en nuestro idioma titulado como “La espada invencible” es un film injustamente olvidado a raíz de su realización no hollywoodense, pues se trata de una cinta británica de muy bajo presupuesto, reservada a los espacios del cine bizarro de culto.

Más curioso resulta  que el film se halle inscrito en el sub-género de la espada y brujería, ese fascinante apartado donde se pueden apreciar historias cargadas de un romanticismo clásico de héroes y doncellas que se encuentra sumergido en un fascinante mundo, perdido en algún lugar de nuestro tiempo pasado o en alguna dimensión desconocida, lo cual permite que, en medio de intrigas esencialmente humanas, ocurra la aparición de inquietantes elementos fantásticos, capaces de estimular la imaginación de cualquier adicto a ficciones.


Esto es lo que ocurre en el film que nos ocupa. Si bien es cierto se trata de la típica y repetitiva historia del caballero andante capaz de deshacer entuertos, cumplir la misión y rescatar a las victimas del peligro, resulta agradable ver que, a pesar de sus limitados recursos de puesta en escena como son los reducidos escenarios o los artesanales efectos visuales, muy bisoños a comparación de los trucajes actuales de CGI a los que nos hemos acostumbrado, ello no impide que la narración logre transmitir cierta emoción por la aventura, propia la fantasía heroica y del relato pulp, tal cual viene desarrollándose desde los tiempos de J.RR.Tolkien o Fritz Leiber.

Y a propósito de ambos autores, la historia de “La espada invencible” recorre la vieja senda de la aventura en la búsqueda del objeto numinoso, un viaje nutrido de pruebas y lleno de peligros. El grupo de aventureros resulta un reflejo de la famosa “Comunidad del anillo”, donde cabe lugar para las hazañas de un "gigante", un gnomo y un elfo, pero siempre  bien dirigidos por Hawk, el héroe protagonista. Sin embargo, su apartado visual resulta tan modesto que es comparable a la aventura de Robin Hood, la que protagonizara Errol Flynn en los años 30`s. Para más curiosidades, el cierre del film nos recuerda a otra fuente literaria: los relatos protagonizados por un par de héroes de distinguidos caracteres, como son Fafhrd y el Ratonero Gris, a cuyas espaldas suelen quedar fabulosas aventuras, mientras que delante de ellos se avizora la promesa de nuevas emociones. Lastimosamente no hubo secuelas.



El elenco de actores lo conforman John Terry, protagonista de escasos gestos, pero extrañamente cumple el encargo; y los nombres de Ray Charlesson, Bernard Breslaw y Peter O`Farrell. Tambien se puede apreciar al reconocido rostro de Jack Palance, habitual maloso de aquellos años, y a la bella actriz Catriona MacColl, musa de las mejores películas del director italiano Lucio Fulci.

Si esta a su alcance apreciar esta película no duden en hacerlo: la fantasía heroica de hoy en día se ha construido a partir de estos esfuerzos previos, que a pesar del paso de los años
merecen ser vistos.


1 comment:

Belknap said...

Mr. Darkerr, un encanto de pelicula, muy entretenida. Como disfrute de ella cuando era purrete, y luego lo mismo cuando fui adulto.Muy buena reseña. Saludos.