Sunday, January 17, 2010

REC 2 (2009) : Las baterias siguen cargadas


En un estado de emergencia sin precedentes las fuerzas policiales se abren paso hacia el interior de un edificio en las calles de Barcelona, lugar donde fue reportada la desaparición de varias personas, incluidos oficiales, bomberos y una periodista de la t.v. local junto con su camarógrafo. Al mando de este reducido equipo se encuentra un hombre de acento extraño y maneras misteriosas que se identifica como un agente de sanidad, quien guia a los hombres armados hacia la búsqueda de un objeto aberrante el cual puede detener la amenaza diabólica que esta a punto de liberarse de aquellas cuatro paredes y esparcirse por toda la ciudad.

Vuelve la dupla conformada por Jaume Balaguero y Paco Plaza; vuelve Manuela Velasco; vuelve el viejo edificio cubierto de rastros sangrientos y que alberga un gran número de cadáveres pero no yaciendo en los pisos, sino deambulando por los corredores en busca de carne humana. Vuelve el horror de "REC": http://eldiariodedarkerr.blogspot.com/2009/03/rec-experimenta-el-miedo-2007.html en su esperada secuela titulada simplemente "REC 2", y lo hace con buenos brios, utilizando la fórmula ya conocida pero con suficiente ingenio y energia para ampliar las posibilidades de los sustos y sobresaltos. Peligrosa apuesta, pues podía caerse en la redundancia y cansancio. Si bien, "REC 2" en su conjunto no resulta mejor que su predecesora, si alcanza con esfuerzo y habilidad el digno nivel de espectáculo que hizo memorable este titulo.


Las correrias de las sufridas victimas al interior del edificio maldito se realizan en medio de un despliegue técnico y visual que cumple su cometido. Un nuevo relato, tenso y agobiante, se presenta a pocos minutos del final de la historia precedente, empalmándose adecuadamente. Se crea el ambiente propicio para presentar a nuevos personajes que descubren con mayor profundidad el siniestro secreto de la Niña de Medeiros, un asunto que ya se vislumbró a zarpazos en la primera entrega. Más sustos y sacudones al espectador en base al recurso de la cámara en mano, cual testimonio audaz de una situación escalofriante y de extrema violencia, plagada de imágenes chirriantes que sacuden. Ese empleo visual sigue tan ingenioso como la primera vez, conduciéndonos limpiamente a través de un guión que luce sin reparos sus influencias de las viejas peliculas de zombies, aunque esta vez el punto central nos muestre los referentes de "El Exorcista" de Wiliam Friedkin: http://eldiariodedarkerr.blogspot.com/2007/03/el-exorcista-1973.html, "Evil dead" de Sam Raimi : http://eldiariodedarkerr.blogspot.com/2006/09/evil-dead-1981.html y "Demonios 2" de Lamberto Bava: http://eldiariodedarkerr.blogspot.com/2006/09/demons-2-1986.html , pues ahora el muerto viviente adquiere un carácter más infernal, asunto que se vuelve significativo dentro del argumento, convirtiendose en la nota distintiva de esta nueva entrega. El bien contra el mal; la iglesia contra el demonio, que se traba en una lucha sangrienta pues al fin de cuentas es el conflicto final y las oraciones son insuficientes.


Balaguero y Plaza se las ingenian para no resultar repetitivos o previsibles, por lo cual apuestan por un relato con pulso más acelerado y más momentos de tensión respecto de su primera parte, en la cual habia un mayor espacio para una aproximación a los personajes vinculados en la terrible circunstancia; aqui casi no hay tiempo para conocer a los nuevos protagonistas, pues, cual juego de video, avanzamos de un nivel a otro en busca de superar retos y amenazas mortales: como el ingreso al apartamente de la niña zombie, la incursión en el conducto de ventilación y, por supuesto, la vuelta al ático empleando luz nocturna. De este modo, todo el relato se convierte en una carrera, cual montaña rusa, que nos muestra escenarios ya conocidos pero que los recorre con nuevos sustos bajo la manga.



La breve presentación de un grupo de adolescentes, a través de un flashback servido por otra cámara, aporta un pequeño respiro, aunque al final resulte un simple recurso que poco aporta argumentalmente. Ese es el bajón de "REC 2" : el aportar poco al dramatismo que aun podia notarse modestamente en la primera parte, con esa galeria de vecinos cada cual con sus temores y problemas, mientras que en esta ocasión hay total carencia de este tipo de personajes, centrando la narración casi exclusivamente en la sucesión de sustos y espantos; sin embargo, lo positivo es que ambos directores conocen este aspecto muy bien y saben manejarlo. Hay coherencia en el conjunto, tanto que cada episodio sanguinario resulta atractivo y aporta a la continuidad. Al final aceptamos el último giro, previsible sin mucho esfuerzo, pero que es bien llevado y resulta fiel al espiritu de la cinta anterior y de tantas otras peliculas de zombies.



Las actuaciones pueden resultar aún más histriónicas que en el primer film, donde habia algo de novatada; pero los excesos son parte del carácter de esta pelicula. De este modo, tenemos a dos policias exasperados al tope, convertidos en soldados ultraviolentos; un sacerdote que es capaz de volar cabezas a tiros (es decir, más efectivo que el padre Karras, al menos hasta ahí); y el regreso de la reportera Angela Vidal, quien sobrevive sorpresivamente, se vuelva más decidida y enérgica, y se convierte en pieza clave para resolver la crisis.

"REC 2" mantiene la energia de su predecesora y la incrementa a medida que transcurre el film; se las arregla para explotar aun mas el recurso de la cámara en mano con ángulos dificiles, ritmo trepidante y primeros planos impactantes, con un trabajo de fotografia muy pulido. Ademas, el sonido vuelve a ser un elemento importante para el efecto inmediato y el mayor sobresalto . Y por supuesto, el baño de sangre y el horror son llevados a mayores niveles, como sus realizadores habían prometido. Si bien es cierto que el argumento luce menos elaborado que su entrega anterior, aun resulta suficientemente útil para el espectaculo terrorifico levantado por sus directores, en lo cual ambos son artesanos muy curtidos, no quepa ninguna duda. Una buena y digna secuela que contradice el prejuicio contra las segundas partes. Sin duda, depende de quién o quienes asuman la labor.


2 comments:

Jaz3000 said...

No he visto ninguna, pero parece que no decepcionó como lo suelen hacer otras secuelas. Me alegra que no hayas desperdiciado tu dinero jajaja.

Muchos saludos :)

Darkerr said...

Pues si, de hecho me apetece verla nuevamente. A ver si en la semana que viene, aun se puede encontrar en cartelera. Saludos Tania¡¡¡