Thursday, February 16, 2012

Sangre (2000)


Titulo original: Blood (UK)

Un experimento convierte a una jóven mujer en un ser muy especial, cuya sangre posee un poderoso efecto narcótico. Secuestrada por tres ex-laboratoristas, la chica, a quien llaman Lix, es sometida diariamente a drenajes de su sangre, la cual es vendida como droga de alto precio. Carl Dyson es uno de los cientificos que participó en el experimento, y ahora decide rescatar a la bella joven de sus captores. Logrado su objetivo, la refugia en su hogar, al lado de su mujer y su pequeño hijo Jack. Pero la inocencia que Lix mostró en un inicio desaparece, desatando en el cientifico una pasión enfermiza donde el amor, el sexo y la muerte se mezclan, conduciendo su vida hacia una irrefrenable tragedia.


Charlie Cantor fue un director británico cuya carrera dio inicio en el año 1998 con la realizacion de su cortometraje "Furnished room", de temática fantasmal si hacemos caso al imdb. Dos años más tarde se dio a conocer el film que hoy nos Ocupa: "Blood", el cual narra una historia que combina el horror del vampirismo, el Protagonismo del "mad doctor", y el sexo tortuoso que bordea la necrofilia, sin llegar a ella. Lamentablemente, la carrera de Charly Cantor se vio truncada con su repentina muerte, dejando tan sólo este largometraje, estimable y digno de toda recuperación. Estoy seguro que el buenhacer de este realizador nos hubiese deparado muy buenas sorpresas, pero esta vida es asi.

Se trata de una pelicula poco difundida, apenas reconocida en el mercado anglo, pero sin duda es una pequeña obra de mucho interés por la forma ejemplar en que desarrolla su relato, con mucha convicción y sin guardarse un sólo pelo para detallarnos la angustia de su protagonista. El cientifico Carl Dyson es parte responsable de la condición en la que se encuentra Lix, una mujer cuya concepción y crecimiento fue controlado en un laboratorio; de ella se espera que su sangre pueda curar todo tipo de enfermedades, incluso el cáncer. El resultado final dista mucho de lo deseado, pues por el contrario por sus venas corre una sustancia cuya ingestión produce efectos alucinógenos y una adicción peligrosa.


Pero no sólo la sangre de Lix es de cuidado; del mismo modo, ella en cuerpo y alma se convierte en un elemento perturbador en la vida intima de Carl, afectando la relación ideal que mantiene con su esposa y su pequeño hijo. La pelicula muestra ese proceso destructivo que se libera al interior del hogar a partir de encuentros cercanos y diálogos sencillos, de primeros planos en los cuales las actitudes y los gestos son bastante reveladores respecto de la atracción que existe entre ambos, es decir, entre el cientifico y su creación.

Como si del mito de Pigmalion se tratase, Lix es una criatura ajena al mundo y debe hallar la forma de adaptarse a este formando parte de una familia en un suburbio de clase media. Ella fue secuestrada y mantenida en un sótano donde era alimentada con sangre fresca para asegurar a sus captores el drenaje diario de su sangre especial: una poderosa droga que es comercializada entre ciertos consumidores marginales. El inicio del film que muestra esta situación revela plenamente su condición de producto amateur, con pobre iluminación, actuaciones muy mejorables y situaciones de acción resueltas torpemente. Minutos después, el director inglés se desempeña más cómodamente en la intimidad del hogar de los Dyson, presentando a sus integrantes y describiendo sus actividades cotidianas. Esa interacción fluye sin tropiezos hasta cobrar mayor fuerza cuando el conflicto emocional se desata; las actuaciones cumplen, los diálogos son creibles y el dinamismo resulta eficaz. Incluso el pequeño Jack se asegura una correcta participación, pasando de la natural curiosidad infantil hacia el cuestionamiento del entorno y su atracción hacia lo prohibido.


Por su parte, la actriz Lee Blakemore desempeña valientemente su rol en forma muy convincente, manejando en un inicio una aparente inexpresividad, hasta convertirse en un ser perturbador en todo sentido, pues es capaz de entregarse a la pasión erótica más fuerte, asi como saciar su apetito de vampiresa con todo el horror que ello implica. El mérito de la actriz es lograr esto sin un excesivo despliegue de histrionismo, pues su bello rostro y su limpia e inquietante mirada se encargan de afinar el trabajo. Al mismo tiempo, sin ser un elemento contundente o de gran presencia, el componente de horror en el film existe, alineando la historia hacia la larga lista de relatos vampiricos, pues aqui Lix no es otra cosa que un ser especial que requiere saciar su sed de sangre de manera imparable, aún cuando ello implique la mutilación y el asesinato sangriento de victimas inocentes.


El actor Adrian Rawlins, algo reconocido actualmente por encarnar a James Potter, el padre de Harry potter, en la serie de peliculas del famoso mago, aqui interpreta a Carl Dyson, un hombre atormentado por sus acciones pasadas, asi como por su actual conducta, descontrolada y desequilibrada por el poder de la sangre de Lix, asi como por la belleza cautivante de su hermosa creación. Rawlins presta mucha convicción a su interpretación, haciéndonos cómplices de la crisis emocional sufrida por su personaje, de la pasión que, reconoce, lo hace cautivo sin remedio aún a costa de perderlo todo: familia, razón, e incluso condición humana.


Técnicamente, la pelicula luce poco brillo, pues hay que tener en cuenta su condición de film independiente y opera prima, aún asi muy presentable, pues Cantor se empeña en el manejo correcto de la cámara y en la dirección de sus actores, aunque adolece de sencillez y poco empeño cuando la acción se hace presente. Sin embargo, son los encuentros entre sus protagonistas, en ese espacio intimo del hogar usurpado, donde se centra el interés del director, logrando sus mejores momentos sin caer en la imágen vulgar o la provocación gratuita. Tambien resulta destacable en aquellos momentos la partitura musical compuesta por Vince Clark, quien fuera tecladista de los recordados grupos New Order y Erasure.


Una historia de amor perversa; un amor que abandona cualquier indicio de bondad y se fortalece a costa de la vida de otros, entregándose por completo a la pasión, pues la sangre que fluye por los cuerpos se convierte en el elíxir que desata el deseo carnal con un ímpetu irrefrenable. Y este sólo conocerá el fin cumpliendo el deseo de todo amante perpetuo: hasta que la muerte los separe.

2 comments:

Belknap said...

Mr. Darkerr, muy buena pelicula de vampiros; Lee Blakemore esta muy bien en su papel. Un saludo.

Darkerr said...

Belknap, que bueno que hayas podido ver esta pelicula. A mi tambien me gustó, y me resulta raro no saber más de esta actriz.