Friday, August 10, 2012

El regreso de Conan...ni tanto


Titulo original: Conan the barbarian (USA)

El guerrero bárbaro más famoso de la ficción revivió en la pantalla cinematográfica en el año 2011, 30 años después de su primera encarnación en la figura del actor Arnold Scharzenegger, dirigido por el cineasta John Milius. La más reciente producción de Nu Image y Millenium Films dio inicialmente el respectivo encargo al director Brett Ratner quien se encargaría de esta nueva versión de las aventuras de Conan de Cimmeria, personaje creado por el escritor norteamericano Robert E. Howard. Sin embargo, algún tiempo después se confirmó el nombramiento oficial del director de origen alemán Marcus Nispel como el encargado de poner en marcha el proyecto. Un profesional reconocido por sus inicios en el mundo del videoclip musical hasta su salto a la pantalla grande y los largometrajes. Su corta filmografía se ha especializado en el llamado cine "de serie B", asi entre comillas, pues se trata de films que explotan el género del terror y la aventura fantástica, siendo producciones hechas en Hollywood con presupuestos que ya quisieran gente como Tobe Hooper o George A.Romero. Sus más resonantes trabajos fueron los remakes de "Matanza de Texas" en el año 2003 y "Viernes 13" en el 2009, ambos producidos por el tambien cineasta Michael Bay. Y probablemente en este campo del cine de horror es que se pueden hallar sus trabajos más eficaces. Asimismo, Nispel decidió probar sus aptitudes para el cine de aventuras, realizando en el año 2007 el film "Pathfinder", un relato ambientado en los viejos tiempos de las incursiones nórdicas en territorios virgenes, en medio de guerras y muerte. El resultado es una cinta medianamente entretenida, de poca garra y más bien convencional. De ahi que nos haya sorprendido su fichaje como el responsable de la nueva adaptación de Conan, el personaje clásico de la espada y brujeria. Atras quedaron los rumores de un posible encargo para el británico Neil Marshall, tras su estupendo trabajo en "Centurión". La cercania al "mainstream" de Marcus Nispel podría haber llevado el peso decisivo.

Inevitablemente, asistimos al estreno de la cinta en cuestión, aunque ya habíamos leído via internet la diferencia de opiniones sobre su calidad, con mayor tendencia hacia la desaprobación. Pero, ¿qué podíamos hacer?, se trataba de Conan y su particular entorno de fantasía y magia, asuntos que no dejan de fascinarnos. Y sin duda ello determinó nuestra predisposición hacia lo que vimos en pantalla. Fue hora y media, aproximadamente, de un film que consigue entretener a duras penas, pero sin dejar de mostrar varios defectos: una falta de esmero argumental bastante notoria, asi como una dirección que conduce el relato de manera poco ingeniosa y con evidentes momentos erráticos. Nispel no sorprende en ningún momento, y parte de una idea manida como es la venganza del protagonista sobre el asesino de sus padres, cosa que, si esta bien hecha no nos molestaría, sino fuese porque no ocurre asi; el mismo planteamiento hecho en la versión precedente de John Milius lo supera con creces en su formidable prólogo. Nispel, por el contrario, se extiende demasiado en el hecho, quizás para dar más tiempo en pantalla al actor Ron Perlman en el rol del padre de Conan.


Para quienes conocemos algo de la historia de este personaje nos resulta más chirriante ver no sólo este cambio argumental, ajeno a su fuente original, sino que ademas resulta poco atractivo en su ejecución. Lo que sigue tambien marca diferencia, cuando Milius muestra la evolución del guerrero en breves escenas, desde la inolvidable rueda del dolor hasta los torneos de lucha salvaje. Por su parte, Nispel se ahorra el trabajo, dando un salto temporal mayor aun, ahorrándose detalles del crecimiento del personaje, a quien vemos ya hecho un hombre, convertido en guerrero, ladrón y aventurero, si bien este aspecto no difiere de la versión original de Howard. En ello es destacable el efectivo trabajo del actor Jason Momoa : no sólo cumple con dar la apariencia física adecuada para el personaje, sino que tambien otorga una personalidad apropiada y convincente.

El problema se halla en la historia que se desarrolla, que poco favor le hace con una serie de episodios y situaciones resueltas en forma sencilla y ligera, con diálogos poco destacables que apenas marcan las distintas personalidades de los personajes. Todos ellos, con la milagrosa excepción de Conan, a quien salva precisamente la potente imágen de Momoa, resultan planos y construidos en base a clichés habituales en las historias de aventuras: desde el maloso porque si, pasando por la villana aliada, la bella doncella, delicada pero guerrera si es necesario, y el cómplice presto al humor oportuno. No hay mayor esfuerzo imaginativo en esta versión del gigante cimmerio, si bien lo que apreciamos puede ser visto por todo públco sin mayores exigencias. Probablemente resulte más disfrutable para quienes desconozcan al personaje, asumiendo esta cinta como un ligero relato de acción y espadas.

De esta manera, lo que tenemos es el desaprovechamiento de una historia que supuestamente iba a dar inicio a una saga de peliculas, pero que se ve afectada por su deficiente realización, y sobretodo por su fracaso económico, que es lo que en última instancia vale en Hollywood, como empresa que es. Y es que resulta extraño que alguien apueste 70 millones de dólares en un personaje que si bien tiene una fiel legión de seguidores, no alcanza mayores niveles de popularidad que sustenten ese esfuerzo. Sólo un film realmente estimable pudo dar mejores resultados, pero aun asi tengo mis dudas tras distintos casos vistos ultimamente (hablamos de John Carter, por ejemplo). Esperemos mejores tiempos para el bárbaro de Cimmeria, y lo lamentamos por Jason Momoa, quien tuvo las mejores intenciones caracterizando al personaje, como bien se nota en su trabajo (se dice que ya esperaba ansioso la secuela del film). Pero a veces las buenas intenciones no son suficientes.

3 comments:

Belknap said...

Mr. Darkerr, es verdad que al lado del film de Milius, este regreso esperado de las aventuras del cimerio es un film menor, es que tal vez otros eran los tiempos y a lo mejor, los productores no querian herir susceptibilidades. Sin embargo, creo humildemente, que el film no es del todo un desastre, y Momoa esta bien en lo suyo, pudo haberbsido mejor, pero tengamos fe, estoy seguro que habra otro, ojala que mejor. Un saludo.

Darkerr said...

No creas, tengo este film formando parte de mi colecciòn de peliculas, de todas maneras entretiene la tarde. Supongo que es cierto lo de las susceptibilidades, teniendo en cuenta la inversiòn hecha. A veces se gana, a veces se pierde.

Saludos¡¡¡

Sam_Loomis said...

Soy fan de Conan, o al menos tengo las dos películas estelarizadas por Schwarzenegger en mi colección, pero hasta ahora no he visto esta nueva versión ante muchas críticas muuuy negativas.

Aún así, quiero darle una oportunidad, se ve que Jason Momoa puede ser un Conan interesante.

¡Saludos!