Monday, September 10, 2007

Del cielo llegan...

Hacia fines de la década del 40, luego de haber atravesado uno de los peores momentos de la historia de la humanidad como lo fue la Segunda Guerra Mundial, el mundo entero fue testigo de un hecho inexplicable. Los medios de comunicación reportaron las primeras noticias acerca de un nuevo y extraño fenómeno. Un hecho perturbador que daría inicio a una nueva etapa en la historia de nuestra vida común y silvestre, de tal forma que el mundo moderno, el cual supuestamente habíamos logrado construir a duras penas, se vio sumergido en un ambiente lleno de temor y miedo a lo desconocido. La paranoia se convirtió en un elemento a partir del cual se tejerían las más increibles fantasias, las cuales ampliarían el imaginario de nuestra cultura. En nuestros tiempos, este fenómeno se ha alzado como la razón de ser de la mayor teoría conspiratoria existente, aquella que encierra la respuesta a la pregunta de quiénes somos, y cuya revelación sin ninguna duda podría derrumbar la historia oficial que nos han contado desde niños. Menudo lío.

Para ser exactos, fue en la fecha del 24 de junio de 1947 cuando el piloto Kenneth Arnold mientras buscaba una aeronave estrellada cerca de la montaña Rainer en el estado de Washington, fue testigo de lo siguiente :


"una cadena de nueve objetos peculiares de metal brillante, de forma semicircular, de unos 25 metros de ancho, volando de norte a sur, a una elevación de 9,500 pies a gran velocidad, que aparentan estar dando saltos en el aire, similar a una piedra o un plato saltando al ser lanzado con fuerza contra una superficie de agua". Tras la descripción, la prensa sensacionalista no tardo en adjudicar un nombre a los misteriosos objetos, en base a lo descrito por el piloto Arnold : platillos voladores.

Una semana después de lo ocurrido (el 07 de julio de 1947, para ser exactos), tuvo lugar en Roswell, Nuevo Mexico, el más célebre de los incidentes sobre contactos extraterrestres. El posible encuentro de una nave estrellada en terreno norteamericano y su ocupante en estado agónico, algunas fuentes señalan incluso a más de un ser encontrado en el lugar. La primera reacción de las autoridades fue denunciar el hecho a la opinión pública. El 8 de julio tras la autorización del oficial de las fuerzas armadas, el coronel William Blanchard, se informaba en un comunicado oficial de prensa la captura de un platillo volador. Cuestión de horas después, la versión oficial sufrió un cambio de 180 grados, afirmandose que el objeto en cuestión era un globo meteorológico extraviado. El ocultamiento resulta obvio. ¿Que fue lo que ocurrió realmente?. Sólo los protagonistas lo saben. Los demás, sólo podemos especular.

El temor, y al mismo tiempo, la fascinación por este misterio, quedó afincado contundentemente dentro de nuestros mayores delirios. Por ello, el cine, reflejo del ser humano, tan bueno como lo es un espejo, no tardó en coger el toro por las astas, y plasmar en la pantalla las más alucinantes fantasias al respecto. La producción de estas peliculas fue enorme, obteniendo todo tipo de resultados, pero sin duda, dejando un puñado de buenos trabajos a los que tal vez la nostalgia de poder ver los inicios del cine fantastico y la labor esmerada de aquellos viejos magos del celuloide jueguen mucho a su favor. Pero sin duda, muchos de ellos cuentan con suficiente mérito, pues si se trata de crear emociones, éstas están alli, y por ello, son dignas de recordarse como parte de nuestra cultura en su más amplio sentido. Posteriormente voy a comentar algunos films que he podido ver al respecto, todos ellos muy recomendables. A fantasear pues con el trabajo de éstos realizadores como se lo merecen. Y por supuesto, no dejemos de mirar al cielo.

Para mayor información sobre el tema ovni, revisar los textos :

- La invasión OVNI, de Bruno Cardeñosa
- OVNI, Conspiración mundial, de Alfredo Babler

Los cuales se pueden revisar via Google, búsqueda de libros

Y para mayor detalle sobre el incidente Roswell, se puede leer entre muchos otros textos, la versión hecha novela por el escritor Whitley Strieber, "Majestic", editada por Ediciones B. VIB.

4 comments:

BUDOKAN said...

Lo que comentas es muy cierto y curioso al mismo tiempo. Creo que ultimamente no están muy de moda los ovnis pero como bien dices al final no por eso dejemos de mirar el cielo. Saludos!

darkerr said...

Je, je, por mis lares hace unos meses se ha visto una flotilla, y fue televisada. Eso me trajo a la mente revisar la vieja ciencia ficción,con platillos y naves volando por doquier, muy entrañable. Saludos amigo¡.

Dr. Hichcock said...

Es muy curioso cómo el primero que avistó cuerpos extraños dijo que se movían como platillos que lanzas al mar... y años después, misteriosamente todos los objetos avistados tenían forma de plato. ¡Cómo nos engaña el subconsciente!

darkerr said...

Pues ahora que lo mencionas, si, es muy curioso. La foto que puse es justamente el piloto Arnold con un dibujo de lo que vió, y asi no es un platillo, obviamente. ¿ilusiones ópticas????...justo a esa conclusión se llegó en un documental que vi hace poco sobre otro misterio como es el del monstruo del lago Ness, porque la evidencia sobre ello ya resulta muy débil, y es practicamente posible la ocurrencia de engaños que nos haga la vista.