Monday, September 24, 2007

La diablesa de Marte - Devil girl from Mars (1954)

En una remota región de Escocia, al interior de una pequeña posada, un grupo de personas se congregan fortuitamente, mientras que en la radio se comenta sobre la supuesta caida de un meteorito en los alrededores. Repentinamente, un intenso sonido se escucha en el exterior, y hace que todos los presentes salgan a ver qué es lo que ocurre. Asi, lo que observan es una nave de origen desconocido, cruzando el cielo hasta descender en medio del bosque. De su interior surge una extraña mujer de imponente presencia, cubierta con una capa negra y luciendo un casco metálico sobre su cabeza. La mujer se presenta ante ellos como Nyah, una exploradora proveniente del planeta Marte que ha llegado a nuestro mundo con el fin de encontrar seres humanos varones, para llevarlos a su planeta y reproducirse con ellos, y de este modo, salvar a su raza marciana la cual está a punto de extinguirse por falta de población masculina. Ante el desconcierto y la hostilidad que surge de los humanos atemorizados, Nyah amenaza con destruir la ciudad de Londres con todos sus habitantes si no consigue llevar a un humano consigo. Para asegurar su objetivo, rodea el área con un campo de fuerza invisible, impidiendo cualquier intento de fuga, y luego, llama al otro ocupante de la nave marciana, el robot Chani, el cual es capaz de destruir cualquier cosa con un poderoso rayo desintegrador. De este modo, los humanos cautivos deciden buscar la forma de detenerla y salvar a la humanidad.

El cine británico se suma a las producciones de ciencia ficción surgidas en los años 50 con ésta modesta pelicula en blanco y negro, dirigida por David McDonald, a partir de una historia concebida como una pieza teatral en la cual prácticamente son dos los escenarios principales en los que se desarrolla toda la historia: el interior de una modesta posada, donde un grupo de personas se encuentran reunidos, buscando la forma de detener a la amenaza del espacio exterior, a la vez que manifiestan sus propios conflictos internos y se esfuerzan en resolverlos, y de otro lado tenemos al bosque cercano, en el cual se encuentra la nave marciana y donde se despliega el poder extraterrestre ante la mirada de los indefensos testigos.


Por mucho que se pueda creer que una cinta de este tipo no resulte ser más que un divertimento cargado de ingenuidades, tras verla hay que admitir que, en más de un momento, funciona correctamente en su tratamiento de los personajes al interior del refugio, donde los actores aportan credibilidad a sus diálogos y a su actitud frente al conflicto que les ha tocado vivir, con un guión que sabe aplicar cuotas de espontaneidad en personajes como los ancianos dueños del lugar, o tambien cuotas de drama alrededor de una pareja conformada por la camarera del lugar y su amante, un prófugo de la justicia que busca redimirse. Asimismo, tenemos al veterano cientifico, quien busca comprender a la amenaza extraterrestre para obtener la forma de detenerla, y a otros personajes que aportan diversos aspectos al relato, que es desarrollado al modo de una pequeña puesta en escena teatral, pero que permite pausas para el despliegue de la fantasia visual propia del género, y que resulta infaltable.

Pero entre los actores, habria que destacar el papel que realiza la actriz Patricia Laffan, como Nyah, la mujer marciana, de belleza inexpresiva y siniestra mirada, cuyo elegante porte se luce a pesar del trajecito espacial puesto para la ocasión, que de todos modos, a pesar de su minifalda, pareciera haber inspirado años después a la famosa imágen de Darth Vader, sólo es cuestión de verlo. La actriz logra dar a su personaje el carácter de frialdad y dureza adecuados, distante de aquellos humanos a los que tiene bajo su control.

Sin embargo, es en el aspecto técnico en el cual la cinta debe ser vista teniendo en cuenta la escasez de medios, tanto económicos como aquellos propios de la época, pues para mostrar en pantalla el sencillo trucaje para el vuelo del platillo volador, o el hecho de mostrar un robot de torpes movimientos y que parece sacado de una fiesta infantil, o comparado por muchos con una refrigeradora, pues hay que tener en cuenta que todo lo que el relato requiere en materia fantástica está allí, desde rayos desintegradores, explosiones en el cielo, y muros invisibles. De hecho, hay una secuencia que muestra el interior de la nave marciana con un diseño que volveremos a ver en forma semejante años después en la cinta "El dia que paralizaron La Tierra". Es decir, la cinta no descuida el aspecto fantástico a pesar de sus pocos recursos, y asume su historia con la seriedad requerida, resultando un trabajo correcto de acuerdo a su época.

En todo caso, es otra muestra de que con pocos medios se puede contar historias de interés y de cualquier género, cuestión de imaginación.

7 comments:

Andres Pons said...

Gracias por descubrirmela.

Dr. Hichcock said...

No la he visto, pero la última fotografía me la ha hecho imprescindible.

BUDOKAN said...

Hola, que grata sorpresa encontrarse con estas gemas de la ciencia ficción de clase b que tanto me gustan. En este caso estoy de acuerdo en lo que dices sobre que con poca plata pueden hacerse cosas muy dignas. Saludos!

MarioBava said...

Estas de sf antiguas antes las veia mucho. Ahora ya me ha dado por otras cosillas mas raras y enfermizas.Son etapas...De esta no tengo casi recuerdos porque vi un puñado de la misma temática..Haber si me da el punto y comienzo otra vez a visionar esta joyitas...

UN SALUDO

Rickrd0 said...

mmm esta si es una película se SF y no precisamente por los rayos y marcianos, sino porque si cayera aquí en Perú no solo se iban con ella a Marte sino que se reproducían con ella en el acto,ja.
Por cierto coincido con tu observación acerca del traje, Lucas se inspiro en muchas de estas películas y seriales de los años 50, tengo que verla de todas formas. Tu siempre sacas joyas del baúl.

skiny said...

hey! este blog es genial! me encanta la scifi i esta epoca, con sus efectos cutres i sus mensajes ocultos :D

darkerr said...

Gracias, pues si, ambas cosas son de lo mas interesante.