Sunday, August 01, 2010

Año 2019: tras la caida de Nueva York (1983)


Titulo original : 2019 - Dopo la caduta di New York (Italia)
Tras el estreno de la cinta "Escape de N.Y." de John Carpenter, en los dias de la década ochentera, se llevó a cabo una curiosa explotación dentro de la cinematografia italiana, en la cual las producciones de este tipo se realizaban a todo vapor. Alli podemos encontrar el trabajo de distintos directores como Enzo G.Castellari, Joe D'Amato, Ruggiero Deodato y otros, los cuales habían destacado anteriormente dentro de otros géneros, pero que ahora encontraban en la temática post-nuclear un nuevo campo de trabajo. Lo mismo ocurrió con el italiano Sergio Martino, autor de varios de los mejores giallos hechos en los años 70`s, con titulos como "La cola del escorpión", "La perversa señora Wardh" o "Todos los colores de la oscuridad". Sin embargo, en los ochentas, el giallo entraba en franca decadencia, llevando a Martino a probar nuevos rumbos, como hicieron muchos compatriotas suyos sumergidos dentro de la ciencia ficción, el canibalismo y el terror de los zombies.


De este modo, el director Martino asume la realización de un filme como "Año 2019, tras la caída de N.Y.", contando una historia muy deudora de la anteriormente citada pelicula del norteamericano John Carpenter, y la infaltable referencia que resulta un filme como "Mad Max" del australiano George Miller. A ello se pueden agregar detalles que recuerdan poderosamente otros filmes clásicos del sub-género que revelan un ánimo de abarcarlo todo en este tema. Asi es como se elaboró este extraño coctel.

Se trata de una producción visualmente sobrecargada, a pesar de estar hecha con modestos recursos, situación bastante notoria en el producto final. No obstante, el director logra conducir en forma entusiasta un modesto relato de aventuras fantásticas, plagado de personajes y situaciones que se harían infaltables en un museo del bizarrismo cinéfilo. Sergio Martino firma en la pantalla su obra bajo el seudónimo de Martin Dollman, imaginamos que lo hizo llevado por los intereses de la distribución internacional y no por malestar alguno.


Hoy en dia, revisar este filme implica reconocer que no estamos ante un prodigio de inspiración ni ante un trabajo cinematográfico de alta calidad. Nada de ello: la pelicula es una modesta producción de bajo presupuesto, con elementos y actores provenientes de las llamadas series B y Z del cine europeo. Mantiene la estructura del relato de "Escape de N.Y.", tanto en su intriga como en su desarrollo episódico, donde la ciudad de Nueva York está devastada y sometida al control de un poder militarizado y autoritario. Pero al interior de su territorio hay un personaje cautivo de vital importancia para el destino del mundo; lo siguiente es el reclutamiento forzado de un aventurero ex-soldado, reconocido como el único capaz de internarse en aquel territorio hostil para rescatar el objetivo indicado. Las correrias, encuentros y luchas ocurren, como podría esperarse. Pero el guión escrito por Ernesto Gastaldi y el propio Martino tambien da lugar a otros elementos sacados de los clásicos relatos de anticipación: aquellos en los cuales la raza humana peligra por la amenaza de su inminente extinción, asi como la extraña fantasia de mundos subterráneos ocultos bajo la superficie (De hecho, a estas alturas se sabe que las ciudades modernas ocultan bajo sus calles todo un distinto territorio de rutas y lugares secretos, producto de estrategias militares e intrigas politicas del pasado.).


Se trata de un escenario que parece sacado de viejos cómics de ciencia ficción para adultos, donde encontramos La Tierra en un futuro desolado como producto de la propia acción destructiva del hombre. El mundo se había dividido en grandes confederaciones, una en América y otra en Europa, liandose una gran guerra que finalmente arrasa el mundo, del cual apreciamos las ruinas del continente americano."2019: tras la caida de Nueva York" es un filme que nos muestra el recorrido de su héroe, el inexpresivo Parsifal, interpretado por el actor Michael Sopkiw, desde América hasta los hielos de Alaska donde se refugian los últimos miembros de la llamada Confederación Pan-Americana, y de ahi volver al Continente en una incursión dentro de lo que fue "la capital del mundo", para cumplir una misión suicida.


Nueva York, convertida en escombros y edificios ruinosos tras la hecatombe nuclear de una tercera guerra mundial, deja en el recuerdo la civilización humana tal cual la conocemos, quedando algunos pocos sobrevivientes, muchos de ellos afectados por la radiación que los ha convertido en seres de rostros deformes. En medio de este escenario, los victoriosos Euraks, quienes destruyeron América, toman el control estableciendo un estado fascista y tirano el cual aniquila a los sobrevivientes de la ciudad en una labor diaria de "limpieza" de la plaga radioactiva. Sin embargo, existe un mundo subterráneo, un refugio bajo la ciudad conformado por pasajes y caminos en los cuales sobreviven gran cantidad de individuos, cada cual más extraño uno del otro, en medio de condiciones infrahumanas.

Este mundo subterráneo luce gran semejanza con respecto a otro recordado filme italiano de aquellos dias, como es "Los guerreros del Bronx" y su secuela "La fuga del Bronx", ambas del director Enzo G. Castellari. Aunque, a la hora de retratar la ciudad de Nueva York, aqui en "2019..." es donde tenemos uno de los peores empleos de maquetas que se hayan realizado en pelicula moderna alguna. Se aprecia la Estatua de La Libertad más falsa que se haya visto en pantalla, asi como el rio Hudson, tan calmo y cristalino como agua en una tina, ¡porque practicamente lo es!!


La parafernalia visual incluye soldados encapotados que recorren las calles montados a caballo, armados con rifles de rayos, lanzallamas y arpones, elementos que tienen poco de futuristas pero mucho de delirio visual. Los habitantes de este mundo son extraños personajes que incluyen seres deformes, gigantes, enanos, androides y mujeres guerreras. Hasta hay lugar para un burdo hombre mono, como recuerdo del clásico post-apocaliptico "El planeta de los Simios". Asimismo, la tecnología disponible luce casi tan anacrónica como en una sci-fi cincuentera, con grandes monitores, botones luminosos, y palancas de uso desconocido. De otro lado, las vestimentas de cuero y de andrajos, que incluyen correas y accesorios, asi como el poder motorizado de los vehiculos luce tan agresivo y chatarrero al modo de los filmes de "Mad Max", aunque en esto a menor escala, pues habrán dos o tres vehiculos en escena, los cuales participan en una carrera, al mejor estilo del film setentero "Death Race 2000".


Dentro del relato, la estructura episódica de esta pelicula recorre el mismo camino de su modelo mayor "Escape de N.Y.", resultando su copia al carbón desde su inicio y planteamiento de la intriga hasta su secuencia de escape motorizado. No obstante, los cambios efectuados y la adaptación realizada logran darle vida propia cuando incluye un tema clásico de los relatos de ciencia ficción referido a una futura pérdida de la capacidad humana de procreación; la fertilidad femenina queda reducida a una sola mujer, convertida en el ser más preciado del planeta al ser la única esperanza para los humanos y su supervivencia. Ese ansia de sobrevivir se expresa en la frase dicha por uno de los personajes : "quiero sobrevivir en mis hijos". Este asunto ha sido tema de más de una pelicula fantástica, siendo el recuerdo más fresco que tenemos la cinta realizada en el año 2006 por el director Alfonso Cuaron, "Children of men", basada en un relato de la escritora Ursula K. Le Guin. Más alla de este ejemplo, próximamente volveremos sobre este asunto al menos hasta en dos ocasiones.


Del elenco actoral, a falta de mayores dificultades para destacar su trabajo dramático, sólo queda señalar su gran relación con este tipo de producciones, pues tanto el protagonista Michael Sopkiw, como su contraparte femenina la actriz Valentine Monnier fueron habituales en filmes de bajo presupuesto, llegando a coincidir en el titulo "Monstershark" del director Lamberto Bava.

Otro de los actores reconocibles por su feo rostro y su gran altura, dicho esto de paso, es George Eastman: actor, escritor, productor y director del cine fantástico italiano, involucrado en los guiones de clásicos del horror europeo como el film "Antropophagus" de Joe D'Amato y "Aquarius" de Michel Soavi, y de otros géneros como el western "Keoma" de Enzo G.Castellari, y la CF como "2020, gladiadores de Texas" tambien de D'Amato. Como actor su filmografia es muy extensa, incluido otro clásico del PA italiano como es "Los nuevos bárbaros" del director Castellari. En "2019..." el personaje de Eastman resulta crucial en la segunda mitad del largometraje, convirtiendo la historia en una versión bizarra del cuento de La Bella Durmiente.

De este modo, rompemos una lanza en favor de este cine fantástico, que copia en forma desvergonzada otros titulos, pero que muestra dinamismo y gran ánimo por dar vida a un producto que cumple con los más fervorosos seguidores del tema post-apocaliptico, practicamente por encima de cualquier otro aspecto.

4 comments:

Pliskeen (David Ribet) said...

Míticas italianadas! Si es que estos señores lo copiaban todo. La de Carpenter, Mad Max, Conan y Terminator fueron sus mayores víctimas.

Ésta que bien reseñas, "I Guerrieri Del Bronx" de Enzo G.Castellari, que también citas, son los plagios más famosos de Plissken.

Saludos ;)

Darkerr said...

Exacto. Son los plagios más sonados. Sólo les faltó el parche. No he visto aquellas copias que se hicieron de Terminator aunque estoy seguro de haber visto algunos carteles por ahi, que recuerde. Las de Conan si las he visto y tambien son reseñables. Más adelante veremos.

Sergio Aluche said...

Currada entrada, sí señor.

Algunos canales de la TDT están reviviendo algunos de estos clásicos.

Belknap said...

Mr. Darkerr, estoy seguro de haber visto a esta pelicula, pero eso si, hace mucho, mucho tiempo, en la epoca del vhs, y tengo un grato recuerdo de la misma, me diverti mucho viendola, gracias por hacermela recordar, un abrazo y un gran saludo.